En nuestro taller especializado en BMW en Las Rozas sabemos que los conductores muchas veces adquirimos malos hábitos al volante que pueden derivar en averías que podemos evitar. Una serie de hábitos que debemos intentar corregir para evitar problemas por ejemplo en el embrague.


Suponemos que sabes que lo que más desgasta al embrague es la fricción. Por eso, para cuidar de esta pieza y alargar su vida útil al máximo tenemos, entre otras cosas, que procurar mantenerlo pisado cuando estemos detenidos en los semáforos. En Talleres Rozas – Móvil te recordamos que lo mejor es dejarlo en punto muerto levantando el pie del embrague. Ten en cuenta que, aunque no tengamos ninguna marcha metida, al seguir pisándolo la fricción se sigue produciendo. De la misma forma, hay que evitar pisarlo bruscamente y hay que procurar sincronizar bien el movimiento de pisar acelerador mientras soltamos el embrague, algo que nos repiten hasta la saciedad nuestros instructores de autoescuela.


Tal y como decíamos en el título de este post, no hay que maltratar al embrague pisándolo bien a fondo cuando vayamos a cambiar de marcha. En nuestro taller especializado en BMW en Las Rozas te insistimos tanto porque, si no lo hacemos, la fricción será mayor y posiblemente tengamos que cambiarlo antes de lo necesario. Esa fricción se manifiesta con ese característico ruido que a veces notamos al pisarlo. De todas formas, el tema de pisar correctamente el embrague ya no es un problema en muchos coches de alta gama porque suelen incluir marchas sincronizadas.